Un residente de medicina familiar se lanza a por el trabajo de sus sueños en la "Costa Espacial

El graduado del Wright Center combina su pasión por la ciencia y la medicina en un puesto de atención al paciente en el epicentro de la industria aeroespacial del país.

El Dr. Gary Oh, médico de familia de 23 años, suele apuntar a las estrellas, lo que quizá explique por qué su próximo trabajo le llevará tan cerca de la Frontera Final como se puede estar sin embarcar en una nave espacial.

El Dr. Oh -amante de toda la vida de las matemáticas, las artes marciales, las ciencias duras y los Edmonton Oilers de hockey sobre hielo- se graduará en otoño en el Wright Center for ʼһ Medical Education, donde está realizando una residencia de tres años en Medicina de Familia.

Después, pondrá rumbo a la "Costa Espacial" de Florida, la zona cercana a Cabo Cañaveral conocida por sus extensas playas y los pujantes despegues de la NASA. El Dr. Oh vivirá en el epicentro de la industria aeronáutica y de exploración espacial del país y trabajará para una de las organizaciones sanitarias mejor valoradas de Estados Unidos, Parrish ʼһcare.

Con sede en Titusville, Parrish recibe habitualmente elogios y premios por la seguridad de sus pacientes y otras medidas de rendimiento. Su Parrish Medical Center pertenece a la prestigiosa Mayo Clinic Care Network. Y de los casi 3.000 hospitales evaluados por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid en 2013, Parrish Medical Center se situó en el 6% superior y fue clasificado como el quinto hospital público independiente del país.

El Dr. Oh espera incorporarse a la organización de alto rendimiento el 14 de octubre como médico adjunto de medicina familiar. Es probable que trabaje en el Parrish ʼһcare Center de Port St.

La población de la zona de Titusville -donde se encuentran el instituto Astronaut High School y la escuela primaria Apollo- ha aumentado en los últimos años gracias al renovado interés y a la enorme inversión en misiones diseñadas para llevar personas a la Luna y Marte. Además, algunos de los principales actores de la incipiente industria del turismo espacial están contratando allí mano de obra de alta tecnología para fabricar motores de cohetes y vestirse con seguridad y enviar a civiles en costosos viajes turísticos.

"Ahora hay una gran necesidad en la comunidad de médicos de familia", dice el Dr. Oh. "Ahí es donde entro yo".

Gary Oh, M.D., frecuenta Crunch Fitness, en el centro de Scranton, y mantiene su cuerpo y su mente entrenando con regularidad. Se sintió atraído por el Wright Center for ʼһ Medical Education, en parte, por el incipiente enfoque de la organización en la medicina del estilo de vida, que coincide con sus intereses de siempre en el ejercicio, la alimentación sana y otras estrategias para alcanzar y mantener el bienestar.

El Dr. Oh se describe a sí mismo como un tipo de Edmonton nacido en Gran Bretaña, criado en Canadá, ingenioso y aficionado al snowboard, que admite sentirse "humilde" y un poco asombrado por su última oportunidad profesional. Al fin y al cabo, formará parte de una organización a la vanguardia de la ciencia, la tecnología y la medicina, y de la continua convergencia de las tres. (Piense en la inteligencia artificial en la sala de exploración).

Se enamoró de Parrish Medical Center en cuanto un reclutador de Florida puso la organización en su radar. "Había tenido seis entrevistas de trabajo antes de ir a Parrish Medical Center, así que no fue mi primera cita", dice. "Pero sin duda fue mi mejor cita. Fue amor a primera vista. Después de eso, yo estaba como, no, no estoy interesado en nada más ".

Al parecer, el sentimiento era mutuo. El Dr. Oh terminó su entrevista en el Parrish Medical Center y partió de Florida el domingo por la mañana. Al día siguiente, recibió una oferta de trabajo y un contrato para firmar, dice.

El convincente currículum del Dr. Oh contribuyó a auparlo a lo más alto de la lista de aspirantes. Su trayectoria profesional está jalonada de títulos en dos facultades de medicina, la participación en varios programas de residencia (incluida una residencia en psiquiatría), la creación conjunta de un programa de defensa personal y un periodo al frente de una empresa emergente de recolección de algas.

También reconoce que la experiencia formativa y la filosofía del Wright Center le ayudaron a impulsar su carrera profesional. Prestó asistencia en clínicas de atención primaria y hospitales de la zona en medio de los retos de la pandemia de COVID-19, desarrollando sus habilidades como médico compasivo y centrado en el paciente. Además, pudo dedicarse a la investigación y la publicación. Por ejemplo, trabajó como investigador principal en un proyecto de investigación en el que participaron compañeros residentes del Wright Center y que se centró en eliminar la aparición del "cuello de texto", un problema musculoesquelético causado por el uso constante de ordenadores portátiles, teléfonos móviles y dispositivos similares.

El Dr. Eric Samonte, director del programa de la Residencia Regional de Medicina de Familia del Wright Center for ʼһ Medical Education, describe al Dr. Oh como "muy atento a las necesidades de sus compañeros" y "muy motivado para hacer lo mejor que puede por sus pacientes".

"Gary ha sido residente en otros programas de Canadá y también es un empresario de éxito. El Centro Wright se convirtió en una especie de fragua donde sus experiencias y habilidades se perfeccionaron al máximo", dice el Dr. Samonte. "Su próximo paso profesional encajará muy bien con su experiencia y personalidad, ya que le gusta estar a la vanguardia de la medicina y la tecnología".

El amplio abanico de intereses y experiencias vitales del Dr. Oh, incluida la justificación de su proyecto de investigación en el Wright Center, salió a la luz durante su entrevista de trabajo en el Parrish Medical Center.

"Nuestra conversación versó sobre física, química, química inorgánica, bioquímica, neurociencias, imágenes de tensor de difusión del cerebro (sobre las que yo había publicado), la conexión mente-cuerpo...", dice. "¡Abarcamos mucho terreno!".

El aparentemente ecléctico historial laboral del Dr. Oh es en realidad una sucesión de actividades bien pensadas unidas por un hilo conductor: Un profundo deseo de mejorar la sociedad, tanto para los que están aquí ahora como para la próxima generación.

Atraídos por la sanidad

El Dr. Oh llegó a Canadá a los 3 años. La familia se había trasladado desde Gran Bretaña porque su padre, ingeniero civil, trabajaba en la industria energética y aterrizó cerca de las arenas bituminosas productoras de combustible. Su madre era enfermera titulada. De pequeño, le hablaba con franqueza de su trabajo diario, incluso cuando se trataba de asuntos de vida o muerte. A los 6 años ya sabía que quería ser médico. "Desde muy joven", dice, "me sentí atraído por la sanidad porque resonaba con mi espíritu".

Su deseo de dedicarse a la medicina se intensificó en el instituto, donde destacó en las aulas. "Matemáticas, física, química, fuerza, luz... todo eso tenía sentido para mí", dice.

El Dr. Oh obtuvo su primer título de médico en 2001 en la Universidad de Alberta. Hizo la residencia en psiquiatría antes de encontrar su sitio en la medicina de familia.

"Para mí, la medicina de familia es perfecta", afirma. Esta disciplina le permite establecer relaciones de confianza con los pacientes a lo largo del tiempo y promover una atención integral a lo largo de toda la vida. "La medicina de familia me permite mantener actualizados mis conocimientos en todos y cada uno de los componentes de la medicina: La mente, el cuerpo, todo".

En 2008, sin embargo, el Dr. Oh necesitaba tomarse un descanso de los rigores de la atención a los pacientes. El año anterior había tenido un hijo con su entonces novia, con la que sigue en contacto a través de un acuerdo de adopción abierta. El joven médico se dio cuenta de que necesitaba dar prioridad a su vida personal y gestionar adecuadamente las emociones reprimidas durante tanto tiempo.

"Mi intención era volver a la medicina", dice, "pero necesitaba tiempo".

Dado su gran interés por el cuerpo humano y la convergencia de medicina, ciencia y tecnología, el doctor Gary Oh parece perfectamente capacitado para desarrollar su carrera en la "Costa Espacial" de Florida. Le gusta reflexionar sobre grandes cuestiones, como por ejemplo cómo mantener fuerte el cuerpo durante un viaje de ida y vuelta a Marte de dos o tres años. Tengo algunas ideas", dice sonriendo.

Esfuerzos al servicio de la comunidad

Durante su paréntesis en la medicina, el Dr. Oh y un amigo de la infancia, que trabajaba en el Servicio de Policía de Edmonton, desarrollaron y promovieron una forma de entrenamiento en defensa personal que denominaron programa Hard Target. Aunque el Dr. Oh ya no participa en su formación práctica, sigue activo como consultor externo.

También publicó una patente, que "cobró vida propia", dice. La patente se refiere a una técnica de recolección de algas rojas que durante mucho tiempo se han considerado una molestia en la isla de Vancouver. Esta planta no autóctona llega a las playas costeras todos los inviernos, se acumula en montones pútridos, se pudre y libera gas metano. Resulta que la planta contiene carragenina, un ingrediente natural utilizado como agente espesante en productos que van desde ciertos champús y dentífricos hasta la leche.

El Dr. Oh recibió varias ofertas de pretendientes interesados en el negocio de las algas secas. Finalmente, eligió Beaver Meadow Farms, una granja de vacas ecológicas certificada por la SPCA, y dice que se comprometió a pasar un año con la empresa para ayudar a poner en marcha y mantener la operación de recolección en la playa.

El doctor Gary Oh, antiguo residente en Canadá, practica desde hace tiempo artes marciales mixtas y hoy en día hace todo lo posible por mantener su flexibilidad y su forma física general. Hace años, durante un paréntesis en la medicina, ofreció clases de defensa personal a víctimas de delitos junto con miembros de los Servicios de Policía de Edmonton.

"Cogemos la basura y la convertimos en tesoro", dice el Dr. Oh, que conserva una participación parcial en la operación. Sin embargo, desde el principio dejó clara una cosa a sus socios: Iba a volver a la medicina.

El Dr. Oh decidió repetir la carrera de medicina, graduándose en 2019 en la Saint James School of Medicine, sabiendo que así actualizaría su base de conocimientos y ampliaría sus oportunidades.

Enfrenta todas sus actividades -desde la medicina a las artes marciales mixtas, pasando por el ciclismo de montaña o el fitness personal- con concentración y energía. El Dr. Oh es una especie de maestro, dispuesto a compartir lo que ha aprendido con los demás. Cuando habla de algas o de una nueva herramienta de inteligencia artificial para médicos llamada Nuance DAX, o de docenas de otras áreas de interés, su entusiasmo se manifiesta a veces en sus amplios gestos con brazos y manos, que fluyen de forma suave y controlada, y en su risa rápida y ascendente.

En esos momentos, el Dr. Oh da la impresión de que hay fuerzas en su interior que simplemente no pueden contenerse por mucho más tiempo, como un cohete, retumbando y listo para elevarse.

¿Lo de Wright?

El experimentado médico llegó al Wright Center for ʼһ Medical Education en 2020, deseoso de adquirir más experiencia en el sistema médico estadounidense. Se sintió atraído por el Wright Center por varias razones, entre ellas el incipiente enfoque de la empresa en la medicina del estilo de vida, que coincide con su propio interés en la conexión mente-cuerpo, y su gama de programas de becas.

Como inmigrante en Canadá, el Dr. Oh también aprecia que el Wright Center ofrezca oportunidades a médicos de Estados Unidos y del extranjero que compiten por el limitado número de plazas disponibles en los programas de residencia estadounidenses. "Estoy rodeado de los más brillantes de todo el mundo", afirma.

"Puede que el público y nuestros pacientes del noreste de Pensilvania no se den cuenta", explica, "pero el Wright Center ha cogido a las mentes más brillantes de todo el mundo y las ha puesto a trabajar para usted aquí mismo".

El Dr. Oh espera contar con otros colegas y mentores de talento a su llegada a la Costa Espacial, donde incluso el prefijo telefónico (3, 2, 1...) insinúa que algo espectacular está a punto de alzar el vuelo. En particular, habla con reverencia de la posibilidad de aprender de los médicos militares o colaborar con ellos. "Para mí, trabajar en Parrish, donde algunas de estas personas son héroes, es un honor", dice.

Luego, con el entusiasmo del Dr. Oh y su educación en Edmonton, añade: "Es como cuando juegas al hockey, empiezas en el banquillo, pero ahora estoy subiendo hacia la primera línea.

"¡Sólo espero no volcar el disco!"